divendres, 6 de març de 2009

[Recorte por aquí (siguiendo la línea)]
Lo racional ya no alcanza. No puedo reseguir el contorno.
La línea de puntos con el dibujo de las tijeras en negrita precediéndola no está. Se fue.
Me gustaría poder recortar aquella tarde con su argumento en formato columnas y fotografías en blanco y negro. Recortar la crónica por la línea de puntos. Justo por ahí. Sin pensar donde está el límite (in)correcto* de las cosas. Dejándote llevar por una estúpida línea de puntos creada por quien sabe quién, quien sabe dónde y por qué.
Luego cogería el pedacito recortado de papel con la mano izquierda (la buena). Y abriría la barra de pegamento, viendo como se crece físicamente. Acariciaría el papel, por la espalda, sin reproches. Y lo pegaría en un nuevo fondo, más nítido. Esta vez en su sito. Perfectamente colocado. Donde hay justificación.
Pero lo racional, sigue sin poder abarcarlo…mientras tanto, la locura, amante de vida caprichosa y encantadOra…. baila con mis pies.


*Porqué después digan que no hay posibilidad de interpretación.
¡Libertad y subjetividad ante todo!