dissabte, 3 de novembre de 2007

[Programa largo a 60º]



Los ojos se descubren como espejos donde asomarse y contemplar tranquilamente el crujir de los tejados de la ciudad. El sol se despide bailando por la fachada a ritmo perezoso.

Como cada lunes, Nicaria tiene la ropa tendida en el balcón: los trapos que quitaron polvo de cobardía, calcetines con sudor a pasos apresurados, la toalla que arropó sus relatos inventados para endulzar la realidad y las sábanas que transpiraron las locuras más caprichosas.

Como cada lunes, Nicaria tiene la ropa tendida en el balcón: siempre impecable y con olor a hierbabuena.

1 comentari:

Melissa Hernandez ha dit...

Me agrada mucho tu blog, lo poco que lo he ojeado, sobre todo esta de "Víctima de la poesia i la filosofia. Insatisfeta social." creo que ya somos dos, inmiscuidad en esta dulce y terrible locura.



Saludos desde Costa Rica.