dissabte, 27 d’octubre de 2007

[Inevitablemente blanco]


M está sentado sobre los recuerdos de P en medio del pinar. No hay luna ni sombras. La impotencia le llena por dentro como la oscuridad de la noche. ¿ Por qué no supo expresarle a P todo lo que le hizo sentir aquella tarde de hojas secas?
(silencio)
La noche se despide perezosa y P mañana parte. Todos los pensamientos se vuelven cenizas y se precipitan en el eco del abismo. Desiste. Respira profundamente. Vuelve a respirar. Decide irse. Se levanta fijando la mirada al horizonte y al girar dirección a casa, de pronto, una pared blanca le corta el camino. Ingenuamente vuelve a girarse esperando una respuesta del viento, pero sólo encuentra otra pared blanca
(su pared)
El tiempo avanza... o quizás no.

1 comentari:

Juan ha dit...

Artistaaaa! qué ere una artistaaa!

Trobo a faltar els dimeres a la nit...art al ritme de l'art. A veure quan ens tornen a veure!! Molts besets!

PD: ¿Y como coño tiró yo mi pared blanca?...¿y si la pintó de otro color? ¿será distinta la perpectiva?